Psicoterapia Individual

 

 

El proceso terapéutico es un espacio de reflexión en el que puedes compartir tus emociones y pensamientos de un modo más libre, porque la confianza, confidencialidad y ausencia de juicio del terapeuta facilitan la expresión. Aprendes a identificar tus necesidades y las conductas favorables para alcanzar tus objetivos, encuentras la motivación para el cambio, fortaleces tu autoestima y tu autoconcepto, desarrollas habilidades de comunicación efectiva, creas nuevas vías para la resolución de los conflictos interpersonales y mejoras tu satifacción vital.

 

Habitualmente, tomar la decisión de  acudir a un psicólogo por primera vez no es fácil. Nuestra sociedad todavía hereda ciertas creencias erróneas asociadas al hecho de visitar a un psicólogo que condicionan nuestra decisión. Determinados prejuicios, que representan ideas socialmente compartidas, activan, entre otras cosas,  el miedo al "qué dirán" y obstaculizan el proceso de obtener ayuda profesional. Opiniones como: " al psicólogo van los locos", "no es capaz de solucionar sus propios problemas", "es un fracasado", etc., todavía hacen eco en la actualidad. De todas formas la figura del psicólogo cada vez se está normalizando más y la gente de a pie está construyendo una representación más realista acerca de la psicoterapia y su funcionalidad. El miedo al "que dirán" se supera en pocas sesiones a medida que uno entiende que la mente es una herramienta compleja que ante ciertos problemas/situaciones vitales, naturalmente, puede bloquearse y encontrar dificultad para restablecer su estado de equilibrio.

 

Un psicólogo es un experto en los procesos mentales que te acompaña a conocerte profundamente de un modo más objetivo; te ayuda a comprender cómo funcionas y a tomar conciencia de tus condicionamientos vitales y tus mecanismos de defensa; recupera y visibiliza tus propios recursos personales y te da claves para aplicarlos correctamente; impulsa el desarrollo de nuevas habilidades que te facilitan el crecimiento personal y la adaptación a contextos específicos.

La psicoterapia que se ofrece en D-espacio Psicología tiene un enfoque de base Cognitivo-Conductual  centrado en las emociones. A partir de este punto de origen se integra una metodología que se nutre de los conocimientos de otros paradigmas con el objetivo de trabajar la mente en toda su pluralidad. La Psicología Humanista y la Sistémica, el Constructivismo, la Entrevista Motivacional o el Coaching son algunas de las influencias que componen el proceso terapéutico.