Psicoterapia combinada con Mindfulness

 

 

Todos los seres humanos somos personas racionales. Habitualmente, nos relacionamos con nuestro pensamiento mediante el lenguaje y estamos continuamente debatiendo la realidad con nosotros mismos. De este modo, opinamos sobre lo que percibimos y sobre nuestras experiencias, tomamos continuamente decisiones valorando los pros y los contras ante una determinada situación, prevemos hechos que podrían ocurrir en el futuro y analizamos determinadas circunstancias  evaluándolas para la consecución de múltiples objetivos. Esta continua actividad mental nos permite explicar y entender todo lo que nos ocurre y configura cada realidad subjetiva. 

 

Nuestro diálogo interno nos ha permitido evolucionar como especie y adaptarnos a diferentes entornos optimizando los resultados. Sin embargo, este flujo de pensamientos es automático, a menudo las personas no son conscientes en cada momento de cómo están gestionando toda esa información. Lo que ocurre es que, ante ciertas tensiones internas y/o externas, la mente tiende a entrar en bucles de pensamiento-emoción recurrentes. Esto se manifiesta en forma de preocupaciones, miedo, inseguridades, pesimismo, insatisfacción y otras formas que si el individuo no consigue gestionarlas adecuadamente pueden volverse desadaptativas y ser una fuente de sufrimiento innecesario.

 

Mindfulness entrena la mente a través de la conciencia del momento presente, adoptando otra postura interna en relación a nuestra actividad mental. Te libera de la sobreactivación que producen los bucles de pensamiento y de las reacciones emocionales automáticas asociadas a ellos, ofreciendo calma, claridad y presencia en tu propia vida. Una vida inserta en un sistema social saturado de estímulos constantes, que promueve un ritmo de vida acelerado, suponiendo esto una demanda excesiva de energía para nuestro organismo. El hacer frente al trabajo, las responsabilidades familiares, ser competente en el ámbito profesional, las relaciones de pareja, mantener la economía en tiempos de crisis, la necesidad de autorrealización, etc., son parte de las exigencias que nos imponemos y se nos imponen en la actualidad de nuestra realidad social.

 

Los principales beneficios que resultan del entrenamiento y la práctica habitual de Mindfulness son los siguientes:

OPTIMIZA TU CAPACIDAD DE ATENCIÓN Y CONCENTRACIÓN

 

MEJORA LA REGULACIÓN EMOCIONAL Y CORPORAL

 

POTENCIA EL AUTODESCUBRIMIENTO

FAVORECE EL BIENESTAR PERSONAL

 

DESARROLLA LA EMPATÍA Y LA CALIDAD DE LAS RELACIONES SOCIALES

 

MAXIMIZA LOS RECURSOS COGNITIVOS PARA LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

 

TE AYUDA A VIVIR EN PLENITUD